7 cosas que llevar a tu primer clase de yoga

Colaboración de Mariana Martínez Esténs

Hemos escuchado los beneficios que trae consigo el practicar yoga regularmente, así que tomamos la decisión de empezar este maravilloso viaje, pero antes de la primera clase empezamos a tener un sinfín de preguntas acerca de cómo tenemos que prepararnos para ese momento. Por eso tenemos las siguientes recomendaciones para que puedas vivir plenamente tu primera práctica de yoga.

Compasión. Es común que al empezar una actividad nos ataquen los juicios, esas voces crueles que nos dicen “eres muy gordo/lento/torpe” para intentar algo así, “¿que irán a decir de mí? ¿que tal si me tropiezo o me lastimo?”. La práctica de yoga empieza mucho antes de llegar al tapete y significa precisamente ser compasivo contigo, callar esas voces negativas y simplemente llegar a un espacio con la valentía de estar. Confía en que encontrarás  un instructor@ que irá llevando la práctica y cuidando que no te lastimes. Tu papel es entonces escuchar, seguir y poner atención a lo que tu cuerpo te va a decir.

Tiempo y calma. Las clases suelen empezar puntuales por lo que es importante llegar con suficiente tiempo para quitarte los zapatos, registrarte,cambiarte de ropa, guardar tus cosas, poner el celular en vibrar o modo avión. Al ser tu primer clase también se recomienda presentarte con el instructor@, hablar de tu nivel de actividad física, lesiones o condiciones que podrían influir en tu práctica. Guarda silencio o interactua con voz tranquila y suave, hay quienes acuden a la práctica sin querer interactuar con los demás.

Mente abierta. En algunas clases de yoga suele incluirse el uso de mudras (posturas de manos) y mantras (cantos o sonidos) como parte de la práctica. Esto no es un canto religioso o pensamiento mágico sino un complemento a la práctica. Puedes no hacerlos si te sientes incómodo e ir incorporando esto a tu práctica a tu propio ritmo.

Cuerpo limpio. En la mayoría de los estudios piden quitarse los zapatos al entrar y las clases se hacen descalzos. Por eso es importante darle cuidado a tus pies antes de la clase, no es necesario un pedicure, pero si puedes lavarte los pies antes de la clase o llegar y limpiarlos con una toalla húmeda para retirar el sudor. También es importante revisar olores corporales en axilas o aliento para evitar que esto afecte tu seguridad y concentración. Si sudas mucho lleva una toalla pequeña con la cual secarte.

Ropa cómoda. En la clase harás muchos movimientos que implican agacharte y doblar por lo que se recomienda llevar ropa no muy holgada que pueda abrirse en alguna postura. Es mejor que los pantalones sean capri o que queden al tobillo para que no los pises al hacer movimientos. Opta por telas de microfibra y algodón que absorben el sudor  y lleva alguna chamarra ligera para protegerte al finalizar y salir de clase.

Tapete propio. Aunque algunos lugares rentan o prestan tapetes es importante tener el propio. Tu tapete es un territorio simbólico en el cual te plantas como en la vida y practicas moverte con fluidez.

Agua y fruta. La práctica mueve la energía en todos sus niveles además de ser un trabajo físico, lleva agua para tomar después de la clase y alguna fruta o porción de nueces y fruta seca para después.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Show Buttons
Hide Buttons